Guía de fotografía inmobiliaria.

Con esta guía de fotografía inmobiliaria pretendo dar unos pequeños consejos a la hora de realizar las fotografías de un inmueble. Mi objetivo es que cualquiera que disponga de una cámara (o un teléfono móvil con calidad suficiente) pueda realizar sus propias fotos.

Aunque siempre es recomendable acudir a un profesional, esto no suele estar al alcance de todos. Con estas pautas pretendo incidir en conceptos básicos que tener en cuenta y que ayudarán a la hora de realizar la sesión fotográfica.

Limpieza general

Lo primero es tener las cosas limpias y empezaremos por limpiar la lente de la cámara. Lo más recomendable sería utilizar un paño de microfibras humedecido con un limpiacristales o alcohol isopropílico. En caso de no disponer de estos elementos, intentaremos dejar la lente lo más limpia posible tratando de no rayarla.

Otra cosa a limpiar y ordenar es el inmueble que queremos fotografiar. Lo dejaremos lo más apetecible que podamos, retirando objetos personales como fotografías y decoración de gustos muy marcados. Intentaremos dejar las habitaciones decoradas de la forma más neutra posible.

Si quieres saber más sobre cómo decorar tu estancia, te recomiendo buscar artículos sobre Home staging.

Limpiar objetivo

Iluminación

La iluminación natural será nuestra aliada y también nuestra enemiga, pese a todo, lo mejor es aprovechar la máxima luz que nos sea posible. Trataremos de encontrar la hora del día en la que tengamos más luz natural y aprovecharla según la orientación del inmueble. Los puntos fuertes de la casa suelen ser la cocina y el salón, así que trata de empezar por ahí o encuentra el mejor momento para estos.

Si el contraste de luz es muy fuerte, podemos probar a encender las luces interiores y, si fuera necesario, se podría probar a usar el flash. En caso de disponer de trípode, lo mejor será tomar dos o más fotografías con diferente exposición para su posterior edición. Con esto quiero decir que se tomará almenos una fotografía en la que se vea bien el exterior de la ventana y otra para el interior.

Si al apuntar hacia una ventana apareciesen halos de luz, se puede probar apuntando el flash hacia esta para eliminarlos, evitando reflejos. De todas formas, el flash no es lo más adecuado si se usa apuntando al frente, así que trata de usarlo solo cuando sea totalmente necesario.

Cuando queramos usar el flash, lo mejor será apuntarlo al techo para que la luz rebote y no sea tan dura. También existen difusores de luz pero si no disponemos de estos, podremos usar otros elementos como un folio, una tela, etc... 

Cocina ventana flash

Reflejos del flash en las paredes.

Cocina ventana sin flash (halos)

Halos alrededor de la ventana.

Equipo de fotografía

Lo único imprescindible para hacer fotos es una cámara (y el objetivo si no es un teléfono móvil) pero disponer de un trípode ayudará mucho. Todo el mundo recomendaría una cámara full frame, un objetivo 16-24mm, un objetivo descentrable, equipo de iluminación, etc... Aquí nos saltaremos todas las herramientas profesionales y explicaremos cómo hacerlo con lo que pueda tener cualquiera en casa.

-Cámara de fotos:

Hoy en día cualquiera dispone de una cámara o un teléfono móvil. En el caso de las cámaras, si no es muy vieja, lo más probable es que te valga. Con los teléfonos ya es diferente porque necesitaremos que cumplan ciertos requisitos. Lo mejor sería que este fuese de gama media-alta ya que estos suelen tener cámaras decentes.

-Objetivo:

Los objetivos que mejor se adaptan en entornos cerrados y poco espaciosos son los gran angular. Puede que tu cámara de fotos no tenga objetivos intercambiables, por lo que tendrás que apañarte con lo que tienes. En el caso de los teléfonos móviles, cuentan con cámaras bastante angulares y hoy en día traen mayor variedad de cámaras en un solo dispositivo. Por lo tanto, trata de usar la cámara que te de la mayor amplitud visual posible.

-Trípode:

Cuando utilizamos una cámara en lugares con poca luz, el trípode será nuestro mayor aliado. Gracias a este, podremos capturar más luz pudiendo aumentar el tiempo de exposición sin necesidad de modificar la sensibilidad (ISO) ni tener que abrir el diafragma.

En el caso de los teléfonos móviles, lo normal es que no podamos variar la configuración de la cámara. Disponer de un trípode o un punto de apoyo estable nos permitirá sacar varias imágenes con diferente exposición para luego juntarlas en el procesado de estas. 

Cámaras de fotos viejas

Si tu cámara se parece a estas, mejor no la uses. 😛

Colocación de la cámara

-Altura:

En este aspecto supongo que todo depende del gusto de cada uno. Hay quien dice que la cámara debe estar a la altura de los ojos y otros a la mitad de la altura del habitáculo. Yo me decanto más por la segunda opción aunque dependerá de el tipo de foto.

-Posición:

La posición donde colocaremos la cámara, por lo general, será en las esquinas de la estancia. Esto nos permitirá abarcar una mayor cantidad de espacio, sobre todo si nuestra lente no es lo suficientemente angular.

Cocina media altura

Foto a media altura.

Cocina alta

Foto a la altura de los ojos.

Consejos finales

Evita los reflejos tanto si usas flash como si no. Los espejos y otros elementos reflectantes como hornos, televisiones, ventanas son cosas a las que deberemos prestar bastante atención. Si no es posible evitar algún reflejo, se tratara de que este se encuentre sobre un fondo lo más plano posible para su posterior eliminación durante el procesado.

Y por último, trata de destacar los detalles que hacen tu inmueble especial. Buenas vistas, terrazas, espacios amplios, iluminación natural y cualquier cosa que consideres que es el punto fuerte de tu casa, oficina o lo que sea que estés fotografiando.

Espero que esta pequeña guía de fotografía inmobiliaria te sirva de ayuda.

Consulta nuestras tarifas de edición de imagen si necesitas mejorar la calidad de tus fotografías.